la máscara
La Máscara: el quiebre de un vector
8 agosto, 2015

Elevación: el estado intelectual de un poeta

This image combines Hubble observations of M 106 with additional information captured by amateur astronomers Robert Gendler and Jay GaBany. Gendler combined Hubble data with his own observations to produce this stunning colour image. M 106 is a relatively nearby spiral galaxy, a little over 20 million light-years away.

This image combines Hubble observations of M 106 with additional information captured by amateur astronomers Robert Gendler and Jay GaBany. Gendler combined Hubble data with his own observations to produce this stunning colour image. M 106 is a relatively nearby spiral galaxy, a little over 20 million light-years away.

Charles Baudelaire era un poeta maldito que poseía una gracia más bien sagrada. El sonar de sus versos representan, más allá de una musicalidad auditiva, una musicalidad espiritual. Nada de lo que Baudelaire escribiera, estaría exento de significación y de complejidad y no se puede decir menos de un autor que profesaba “el arte por el arte”*, lo que significa, hacer arte con la intención de obtener arte, y punto. Si hay algo que admirar de este hombre, es que nada de lo que producía eran azares. Por otro lado, entre sus complicaciones más escabrosas se encuentran la mujer y París, que son los temas más tocados en su poesía.

Un hombre que temía más a la mujer que a su propio Dios y entre cuyas más frecuentes intrigas listaba el hecho de que la mujer, un ser provocador y maligno, tuviera permitido entrar a las iglesias. De la misma forma, París, su ciudad natal, se le dibujaba como un infierno ante los ojos, y no encontrando el sosiego en su hogar, escribía hermosos poemas dedicados a un espacio divino, donde el clima fuera tropical. Sin embargo, además de oscuridad, en la poesía de Baudelaire se puede observar también su inquietud por mantener su don de escritor vivo. Una de las obras donde mejor se observa esa irascible intención de superar sus capacidades intelectuales es Elevación; un poema que habla de la elevación del espíritu en lugar de una elevación física, como a simple vista puede parecer.

En Elevación, uno de los poemas del libro “Las Flores del Mal” está ilustrado el saber como un ente físico que se eleva hacia las estrellas, e incluso más allá y que, más allá del más allá, que termina siendo el más acá, se purifica, lo que supongo se trata de estar lejos de los prejuicios y opinión colectiva; como si se volviera a nacer. De la misma manera, al final del poema, Baudelaire nos habla de la mañana como si de un reinicio se tratara, ya que expone que al despertar en ese momento del día, la mente vuela libre como un ave y comprende hasta lo incomprensible. En este último punto, se habla del espíritu como un ente virgen. No sólo se inicia “de nuevo” en la mañana sino que parece que habla de iniciar desde cero y comenzar a formarse ideas, puesto que lo “incomprensible”, que en este poema son “las flores y las cosas mudas”, es un elemento filosófico y artístico, lo que precede al conocimiento verdadero.

Elevación no sólo nos muestra la ciencia que implicaba hacer arte para este poeta, sino que es además una ilustración de esa coexistencia ciencia-arte, en la que el objetivo principal es llevar los sentimientos a niveles palpables, en los que el lector sienta que se habla de una realidad cuando se exponen los sentimientos. Las palabras que describen directamente sentimientos, rayan en la vulgaridad, debido a que todos los días hablamos de “sentir” y ese sentir es una marca de subjetividad que conlleva al aburrimiento. Aún no encuentro el poema aburrido de Baudelaire, ni una nota, ni un ensayo. Este vicioso realmente sabía lo que hacía y se había esforzado por hacerlo mejor de lo que él mismo hubiera podido.

*Frase original: “L'art pour l'art”

En el siguiente enlace pueden disfrutar del poema Élévation, en su versión original en francés y varias traducciones y adaptaciones al inglés:

Les Fleurs du Mal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *